LOS RATONES QUE SOÑARON EN VOLAR COMO PÁJAROS – Juan Morato

LOS RATONES QUE SOÑARON EN VOLAR COMO PÁJAROS

En una ocasión vi en una página de internet (1) el caso de un experimento con ratones que hizo el etólogo John B. Calhoun. Debo decir que me produce bastante malestar que experimenten con los animales, odio la crueldad, y no me hubiese molestado en leer dicho artículo si no me hubiese llamado poderosamente la atención los resultados de dicho experimento. Este señor estuvo décadas experimentando los efectos de la superpoblación con ratones – décadas de crueldad pensé – . Creaba lo que el llamaba “Universos Utópicos” en los que los ratones tenían toda la comida, infraestructuras, libres de depredadores, enfermedades y de los rigores climáticos. Los resultados de los experimentos fueron asombrosos y a la vez perturbadores.

A partir de los 615 individuos la tasa de crecimiento se redujo, faltaba el espacio y más de 300 machos competían por conquistar y mantener el territorio para poder reproducirse, dejaron los territorios y perdieron el atractivo por parte de las hembras, bajando la tasa de reproducción. Las hembras fértiles por su parte trataron de ocupar el rol abandonado de los machos para proteger los nidos. Esta agresividad se trasladó a las nuevas camadas de ratones. El periodo de lactancia se redujo y muchas crías fueron abandonadas o atacadas y devoradas por sus propias madres. La sociedad estaba empezando a colapsar. La agresividad se generalizó. Los machos más débiles quedaron acorralados en el centro del hábitat lejos de los recursos. Estos machos se rindieron a la desidia con una inactividad casi total, pero ocasionalmente, y sin mediar nada, parecían montar en cólera y atacaban en masa a otros ratones. Cuando la población llegó a 2.200 ratones vivían en un mundo caótico, violento, sin sexo y con canibalismo de crías. Un grupo de machos se atrincheró en una zona protegida y se dedicaron en exclusiva al cuidado extremo del cuerpo acicalando su pelaje todo el día mostrando una total apatía. Las hembras que nacen ya no se quedan embarazadas ni tienen comportamientos maternales y pocas crías de las nacidas llegan a la edad adulta. Nació el último ratón que se convirtió en adulto. De los 2200 quedaban vivos 27 ratones: 23 hembras y 4 machos.

El colapso no se produjo por falta de recursos, sino por la superpoblación, que dio lugar a que los ratones dejaran de comportarse como ratones.

A la mujer y el hombre que hoy habita Europa le ha ocurrido algo similar a los ratones del experimento, poco a poco nos fuimos alejando de los bosques donde vivíamos en armonía con la naturaleza, luego nos alejamos de los pueblos donde aún vivíamos en un ambiente sano, para irnos a esos grandes espacios urbanos en los que padecemos los resultados de este experimento en el que ahora estamos apunto de ver nuestro propio colapso.

Nuestro pueblo se ha alejado tanto de la naturaleza que no tiene apenas conciencia de la importancia de conservar el entorno que le rodea. Incendios intencionados, maltrato de animales, vertidos tóxicos en los ríos y mares, generamos basura continuamente por todos lados. Nuestro comportamiento es violento y autodestructívo con nosotros mismos, estamos apáticos y cada vez nacen menos niñas y niños. Suena muy parecido al resultado del experimento, verdad.

Los asatruar creemos que tenemos un cierto grado de ecologismo, de amor por la naturaleza, hay grupos como Alfrothul Asatrú Folkish que tienen incluso secciones dedicadas exclusivamente al tema de la conciencia ambiental desde la perspectiva folkish (2). Alejarnos por unos días de la urbe e ir a la montaña nos hará sentir la sensación de que hemos “recargardo las pilas”, pero además podemos programar una salida al campo simplemente para hacer una batida de limpieza en un merendero, en la orilla de cualquier río o si nos falta tiempo, incluso podemos hacer esa limpieza en algún espacio natural de la misma ciudad. Si, seguramente ya hay barrenderos que harán eso, pero haciendo esto conseguimos crear conciencia ambiental en nosotros mismos y además dar un ejemplo a los que nos ven hacer eso, y sobre todo, nos estamos rebelando a las consecuencias de este horrendo experimento, porque no nos resignamos a acabar como esos pobre ratones.

Tú, que estas leyendo esto y te consideras una persona que intenta llevar una vida acorde a nuestros valores, estoy seguro que no te sentirás nada cómodo llegando a un espacio natural y verlo todo sucio por la llegada de cuatro domingueros, si por “el que dirán” tú no haces nada, estás siendo igual que ellos. Son como los ratones del experimento, que por vivir en un ambiente urbano y superpoblado ya no se comportan como hombres, sino como cerdos (sin animo de insultar a los cerdos). Nosotros debemos tomar la iniciativa y hacer que las consecuencias sean reversibles, que nos empecemos a comportar como personas sanas, que desean vivir y dejar a sus descendientes un entorno limpio y natural.

Fijaros sino en ese movimiento juvenil llamados los “Wandervögel” (3), los “Pájaros Errantes”, que surgió en 1896, ellos eran jóvenes que pretendían regenerar su familia, su escuela, su pueblo, transmitiendo unos valores más cercanos a la naturaleza. Abandonaban, con su guitarra y su tambor, las ciudades, catando sus canciones en las acampadas y las excursiones a los bosques y selvas. Un intento de retornar a las simplicidades de una Naturaleza no adulterada y a una vida agreste no complicada.

Nosotros tenemos la capacidad de cambiar las cosas, seamos esos pocos, de entre los ratones que aún quedan supervivientes, que se han dado cuenta que la solución está en volar como esos Pájaros Errantes que ven en el cielo, como el errante Odín, para recuperar la magia de este mundo.

adirondacks-sun-beams-640x3

(1) El Universo 21. http://www.spanishprisoner.net/2013/09/universo-25-el-colapso-demografico.html

(2) Eco Asatru: Conciencia Ambiental desde la perspectiva folkish. https://www.facebook.com/Ecoasatru/?fref=ts

(3) Wandervögel: http://es.metapedia.org/wiki/Vandervogel

Asatrú Conectando con nuestras raíces
y nuestro camino nativo…

Copyright © Alfrothul Asatrú Folkish

 

alf.jpg2

Anuncios

Acerca de David Wolfheart

Soy un seguidor de la religión Asatrú desde hace varios años. Fundador, presidente y Goði (sacerdote) de la entidad religiosa reconocida por el estado Alfrothul Asatrú Folkish. Este es un grupo Asatrú de tierras catalanas, en el cual se practican ceremonias y ritos. Llevo varios años trabajando y escribiendo en webs, artículos y otros muchos trabajos relacionados con Asatrú. Anteriormente fundé la Asociación Cultural “Antigua Tradición Nórdica Alfrothul”, y soy miembro en Europa de la Asatrú Folk Assembly, para la que trabajo y represento desde hace varios años, en el sur de Europa. Este año he publicado el libro Asatrú - La llamada de los dioses del norte, este es el primer libro para la practica de Asatrú, una guía de blots y rituales Asatrú. Este es mi blog de Asatrú – Reflexiones de una religión nativa europea en el mundo moderno, para dar a conocer está religión y tradición a todo aquel que desee acercarse, y tenga curiosidad por esta fascinante religión nativa europea. Asatru en estos tiempos de cambios, está aumentando. Los propios pueblos de ascendencia europea, oyen la llamada de los dioses del norte y están despertando para ocupar su destino. Llegan días maravillosos, en los que volvemos a conectar con nuestras raíces y con lo que somos.

Publicado el agosto 29, 2016 en Blog, General. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: